Jueves, 20 de noviembre de 2008

La luz de una ventana del último piso del hospital psiquiátrico alumbraba como un faro la oscura noche... El silencio de los pasillos era irrumpido por el rechinar de resortes de una cama de manera acompasada. Sobre ella, una joven arrodillada se mecía obsesivamente repitiéndose una y otra vez "soy una buena cristiana... soy una buena cristiana... soy..."

 

Un fornido enfermero pasaba su cuarta ronda por el pasillo, se asomó por la estrecha ventana de la puerta sólo para comprobar la misma escena desde la tarde. Se tapó con fuerza las orejas con sus manos que parecían panes con cinco salchichas sobresalidas, apretó los dientes y miró el techo cansado de oír la cristiana letanía. Golpeó la puerta y exclamó...

- ¡Cállate endemoniada!

- ¡Lárgate gay!

- ¡No soy gay, bruja!

- ¡Gay, gay, gay, gay, gay! Já, ja, ja,ja, jaaaa

Golpeó nuevamente la puerta y se marchó furioso, el enfermero.

 

La joven retomó su papel de mecedora humana y siguió con su oración "Soy una buena cristiana, soy..." Hasta que no pudo más y... "¡Aaaaaggg!" Gritó con la impotencia de un deseo incumplido, mientras vibraba su cabeza como una maraca al compás de un mambo. Alzó los brazos y miró el techo como sólo los brujos lo hacen para pedir a toda la legión de espíritus que vengan en su ayuda, y exclamó con el sentimiento más profundo de su espíritu "¿Cómo diablos puedo ser una buena cristiana?"

 

No tuvo que esperar más tiempo, las ondas de su grito se expandieron por la Vía Láctea y fueron recibidas por el que menos se pudo imaginar. Como teletransportado por el Enterprise de Star Trek apareció al pié de su cama, nada más y nada menos que...

- Soy el venerable maestro SABATISTUS, el karma o castigo eterno de los brujos terrestres, extraterrestres e intergalácticos.

 

La joven lo miró de costado y lo inspeccionó lentamente de pies a cabeza. Para cuando terminó de recorrerlo, fijó su mirada sobre sus penetrantes ojos y, con una expresión de completa extrañeza, le hizo la única pregunta que podía hacerle a un dios venido de lo más profundo de la galaxia:

- ¿Eres gay?

- ¿Qué has dicho infeliz mortal? Yo, Sabatistus, no soy dios de brujos, ni dios de espiritistas, ni dios de hechiceros, ni dios de maricas, ni dios de homosexuales, ni dios de lesbianas. Todos los brujos, todos los hechiceros, todos los espiritistas, todos los homosexuales y todas las lesbianas, son enemigos de Sabatistus. Ahora, ven que te voy a inspeccionar.

 

Obediente, la joven se bajó de la cama, caminó y se detuvo al frente del dios. Éste puso su venerable mano sobre la greña de la impura y dijo “Como cabeza principal del tribunal del Darma y del Karma, de este sistema solar, observaré hasta el más mínimo de tus recuerdos”, sentenció Sabatistus con la entereza de todo dios de infinita sabiduría mientras cerraba su divinos ojitos.

 

Pasó un minuto, abrió los ojos extrañado, "¿Qué pasa?" se dijo para sí. Dio unos golpecitos con el nudillo de su mano sobre el cráneo de la joven, luego puso su oreja encima de la maraña de pelos y dio otros golpecitos más, sólo para comprobar los ecos como en una caverna profunda. "¡Demonios! Me tocó una calabacita de Halloween. No puedo quedar mal, está en juego mi reputación", pensó.

 

 “¡Ejem! ¡Ejem! Bueno, puedo sentir que tu nombre es Jes... Jes...”, ella lo miró emocionada y expectante pues con tanto tiempo recluida en aquel hospital no recordaba su nombre. “Tu nombre es Jes... Jes...” y la joven esbozó una sonrisa. “Bueno, bueno, no importa cómo te llames...”, la joven dio un suspiro de desilusión.

- Lo importante es que de ahora en adelante te llamarás Moralina –proclamó Sabatistus.

 

La muchacha sonrió complacida, el nombre no le sonaba mal y hasta le gustó

- ¿Moralina? No está mal -se dijo.

 

Por un momento voló su imaginación, se veía a sí misma como una heroína al fiel estilo de Juana de Arco, levantando una cruz de metal cual espada, clavando la religión sobre los cráneos de los infieles una y otra vez. Se imaginaba salpicada con la sangre de ateos y purgando el mundo de tanto marica descreído. Así estaba Moralina, elevada en sus pensamientos de santa cruzada, cuando tuvo que aterrizar súbitamente al escuchar el sonido seco de un manotazo aplicado por el dios Sabatistus sobre su rostro adornado con sus enormes ojos bizcos, “¡Despierta Moralina! ¿Qué pasa muchacha? Estoy que te hablo y no me haces caso.”  Moralina agachó la cabeza avergonzada por la situación.

- ¡Escucha Moralina! -dijo Sabatistus- de ahora en más tendrás una misión, la misión de predicar el evangelio, de componer el mundo de acuerdo a las sagradas escrituras. Muchas veces encontrarás que la situación será difícil, pero, con amor y con el peso del martillo de la fe clavarás las estacas de la palabra de Dios sobre los corazones de los ateos impuros, de los homosexuales y lesbianas.

 

Mientras lo escuchaba, mantenía abierta su mandíbula, embelesada por la tarea encomendada. Con el espíritu renacido, hinchó sus pulmones y levantó su frente

- Por fin seré una verdadera cristiana –se dijo.

- Ahora ve, Moralina, las puertas de esta prisión se te abrirán hacia la libertad, para empezar tu misión.

 

En ese momento mágico, Sabatistus, empezó a elevarse con lentitud y mientras esto ocurría decía lo siguiente:

- Recuerda Moralina. Yo, Sabatistus, no soy dios de brujos, ni de hechiceros, ni dios de maricas, ni dios de homosexuales, ni dios de lesbianas. Todos los brujos y hechiceros, todos los homosexuales y todas las lesbianas, son enemigos de Dios. Todos los que practican estas aberraciones sexuales, son abortos de la creación, porque no sirven para nada de nada, espiritualmente. Todos los brujos y hechiceros, todos los homosexuales y lesbianas no pueden dar ningún fruto espiritual, ni pueden desarrollar nada espiritual porque ellos han entregado todos sus cuerpos, todos sus espíritus y todas sus almas a las entidades de la oscuridad, en el momento de hacer pactos, o de hacerse poseer por estas entidades tenebrosas. Todo el que haga maldad, tendrá que pagar karmas terribles algún día.

 

Y Sabatistus desapareció. En ese momento la puerta de su cuarto se abrió, temerosa caminó a la salida, y vio que el corredor estaba despejado. Se dirigió a la puerta del hospital que por cierto también estaba abierta. Salió por la amplia puerta, respiró el aire puro de la mañana y dispuesta con la fe salió hacia la libertad. Una piedra en el camino la hizo caer abruptamente sobre la tierra haciéndola recordar que seguía siendo humana.

- ¡Qué diablos, es el precio de ser una buena cristiana! -Sentenció.


Tags: Blog, cuentos, religión, moralidad

Publicado por Enrique.Orellana @ 13:30
Comentarios (8)  | Enviar
Comentarios
Publicado por sora8520
Viernes, 21 de noviembre de 2008 | 13:25
Me parecio graciosa en algunas cosas,sobretodo en eso ke todo lo ve gay, ay mi pobre moralina,aunke eso d ke c cree juana de arco no me parece ya ke juana era catolica y ke los cristianos no creen en ningun tipo de imagines too,espero pronto sgte capitulo
Publicado por 26edgar
Sábado, 22 de noviembre de 2008 | 0:47
Me parece una historia graciosa, moralina esta loca de remate, todo lo ve gay, gay, gay; jejeje que chistoso.y eso de que tiene la cabeza hueca como calabazita de hallowen espero que no sea calabazita con caramelos, jejeje.
Publicado por 26edgar
Sábado, 22 de noviembre de 2008 | 0:56
No entendi: Sabatistus = jehova pero no es Dios?, acaso Jehova no es Dios? que biblia le regalaron a moralina? supongo que una de cailloma...

Sr. Orellana su historia esta buena, tiene una mezcla de todo, espero mas...
Publicado por entrenadora1
Miércoles, 17 de diciembre de 2008 | 12:41
26edgar y sora ? crearon sus cuentas al otro dia de la creacion de moralina y jamas vovlieron a entrar a sus cuentas? solo por opinar? me fije en sus perfiles que crearon sus cuentas opinaron aqui y jamas entraron, q extrano
Publicado por entrenadora1
Miércoles, 17 de diciembre de 2008 | 12:43
orellana ,de la abundancia del corazon habla el hombre ,definitivamente no soy como tu personaje ,mas bien escribes de ti mismo, demuestras un coraje con los gays y los cristianos ,que racista eres
Publicado por entrenadora1
Miércoles, 17 de diciembre de 2008 | 12:46
en el mundo encuentras de todo ,pero tu no soportas la convivencia con gente diferente a ti ,pero me sorprende que yo sea tu musa, jajajaja tan importante soy que habres un blog inspirandote en mi ,,
Publicado por entrenadora1
Miércoles, 17 de diciembre de 2008 | 12:48
y por cierto me llamo jessica eso no se me olvida y soy cristiana y no me abochorno ,tratas de ridiculizar mis creencias pero solo delatas que eres gay ,mas yo nunca he repudiado a los gay ,si lo escribes es por que algo pasa en tu sexualidad ,
Publicado por entrenadora1
Miércoles, 17 de diciembre de 2008 | 12:51
pero no tengas complejo si eres gay adelante ,es tu vida y elculito es tuyo ,pues hacer con eso lo que quieras ,yo no los rechazo ,Sonrisa Gigante